14/04/2024

Noti-Economia

Noticias de economía

Noti-Economia: Introducción a los Futuros Financieros

Un contrato de futuro es una transacción económica a plazo negociada en el entorno de un mercado organizado. Se trata por lo tanto de un acuerdo que obliga a las partes contratantes a:

  • Comprar o vender un determinado activo (activo subyacente)
  • En una fecha futura (fecha de vencimiento)
  • A un precio fijado de antemano (precio del futuro)

El comprador de un contrato de futuro adopta una posición «larga» por la que contrae la obligación de comprar el activo subyacente al precio del futuro en la fecha de vencimiento.

 

 

 

 

 

 

 

 

El vendedor de un contrato de futuro adopta una posición «corta» por la que contrae la obligación de vender el activo subyacente al precio del futuro en la fecha de vencimiento.

La Operativa con Futuros

La existencia de contratos de futuros sobre distintos activos subyacentes permite tomar posiciones en diferentes mercados a través de un conjunto de operaciones que se pueden clasificar en:

Especulación: a partir de unas determinadas expectativas sobre la evolución futura del precio de un activo subyacente, una operación de especulación consiste en anticiparse al mercado mediante la toma de la posición correspondiente en futuros:

Expectativas alcistas: compra de futuros.

Expectativas bajistas: venta de futuros.

Cobertura: se trata de una técnica para reducir el riesgo de mercado de una determinada posición, es decir, la posible pérdida generada por un movimiento desfavorable en el precio de un activo.

Consiste en tomar en el mercado a plazo una posición opuesta a la existente o prevista en el mercado de contado:

 

 

 

 

 

 

 

 

Arbitraje: Dos activos financieros distintos que generan un mismo rendimiento futuro han de tener en todo momento precios equivalentes. En aquellos casos en los que no se cumple este principio básico se podría realizar una operación de arbitraje: posibilidad de obtener un beneficio sin riesgo mediante la realización simultánea de dos operaciones opuestas de compra y venta en dos mercados diferentes.

La formación del precio a plazo de cualquier activo incorpora única y exclusivamente el coste neto de financiación, es decir, el precio teórico del futuro será aquel que haga financieramente equivalente comprar el activo hoy o hacerlo en la fecha de vencimiento.

Puntualmente, las cotizaciones reales del mercado de futuros pueden diferir de los precios teóricos. En estas circunstancias aparecen oportunidades de arbitraje operando simultáneamente en los mercados de contado y de futuros.

Este tipo de operativa, además del beneficio que proporciona al arbitrajista, corrige el desequilibrio generado posibilitando un proceso de formación de precios eficiente entre los mercados de contado y de futuros.

Ver fuente