20/07/2024

Noti-Economia

Noticias de economía

Tips para ahorrar si ganás poco dinero

¿Cómo ahorrar si ganás poco dinero?

Esta es, probablemente, una de las preguntas que más me hacen desde que creé LuliInvierte.

Hablemos sobre el tema. 

Preconceptos sobre el dinero

Hay un preconcepto erróneo sobre que si ganamos poco dinero no es posible ahorrar o invertir. Que si no “sobra” la plata, no se puede ahorrar. Incluso, que separar una parte del dinero y guardarlo para el futuro es cosa de “ricos”.

Si me leen hace rato, ya saben que no soy muy amiga de la queja y que en mi cuenta jamás van a encontrar excusas. En mi vocabulario no existen los peros, en su lugar hay muchos cómos. ¿Cómo podemos hacer para ahorrar sin importar la cantidad de dinero que ganemos? Ahí está, para mí, el foco de la cuestión. 

Otro de los preconceptos en torno a esto que suelo ver es que “ahorrar es comprar más barato”, o que “ahorrar es prohibirse de comprar una cosa cara y en su lugar comprar varias cosas más accesibles”. 

Déjenme decirles que ninguna de estas concepciones es real y que ahorrar no se trata tanto de la cantidad de dinero como del orden, de la voluntad y de los hábitos

Lo bueno es que las cuatro cosas se pueden mejorar: se pueden crear más fuentes de ingreso, se puede llevar un orden en nuestras finanzas, se puede practicar la voluntad y se pueden generar hábitos saludables con el dinero. 

De generar más fuentes de ingreso ya hemos hablado en otros artículos, ahora hablemos del orden, de la voluntad y de los hábitos para el ahorro.


¿Cómo podemos ahorrar sin importar cuánto dinero ganemos? Con orden, voluntad y hábitos financieros saludables

Primer paso: orden

Probablemente alguna vez te pasó que sentiste que el dinero “se te esfumó de las manos”, que no sabés ni dónde lo gastaste. Si querés comprometerte con el ahorro, eso ya no puede suceder… Vas a necesitar ordenar tus ingresos y gastos.

¿Cómo? Al principio, registrando tu ingreso mensual y todos tus gastos. Si tenés ingresos variables en distintos días del mes, también los vas a registrar. Cuando tengas, al menos, un mes de ese registro, vas a sentarte a evaluar cada gasto, compararlos con tus ingresos y entender bien tus gastos fijos y variables. Lo más importante es que tus egresos no sean mayores que tus ingresos. Podés aprender a hacer tu cashflow paso a paso en mi curso de Finanzas Personales

Después de tener todo registrado y entender qué tipo de gastos tenés, vas a evaluar en qué categoría de las variables podrías recortar algunos gastos no esenciales

Con toda esa información vas a armar un presupuesto para el mes siguiente por categoría y lo vas a respetar lo más exacto que puedas. 

¿Qué podés dejar de hacer, hacer más y empezar a hacer para generar el hábito del ahorro?

Segundo paso: voluntad

Persevera y triunfarás, dice la frase…

Si no tenés ningún gasto que puedas recortar, porque realmente todo el dinero que ganás se va en gastos fijos y alimentos básicos, hacé el esfuerzo de ahorrar al menos un 5% de tu sueldo. Si ganás $50.000, será suficiente que ahorres $2.500. Quizás eso signifique que tengas que buscar mejores ofertas, caminar unas cuadras más hacia otro comercio más barato, cambiar el colectivo por la caminata, dejar de consumir gaseosas, o cambiar las galletitas compradas por unas caseras; incluso cortar un hábito nocivo, como fumar. 

No es necesario que te “prohibas” de pequeños gustos para siempre, pero es importante que lo intentes y que pongas de tu voluntad los primeros meses para empezar a construir el hábito del ahorro

Al principio quizás te cueste más, pero con el tiempo vas a ver los frutos de tu esfuerzo y eso te va a motivar para seguir adelante, pensar en cambiar de trabajo a uno mejor, formarte para conseguir otro empleo, generar ingresos extra en tus horas libres.

La voluntad es lo que va a diferenciarte del resto. Si para vos ahorrar $2.500 o €30 no tiene ningún sentido y “para eso mejor te das un gustito por mes”, te invito a que lo intentes. En solo 6 meses vas a tener un ahorro de $15.000 o €180 como fondos de emergencia para cualquier cosa que te pase, para tu tranquilidad o incluso para cumplir algún objetivo. 

Posponer la recompensa inmediata, por un objetivo mayor te va a dar mucha satisfacción en el largo plazo y te va a ayudar a cumplir todos tus objetivos. Es más fácil decir “trabajo muchísimo para cobrar tan poco, si me sobran $2.500 los gasto en algo que me guste”, pero es mucho más útil y saludable decir “por mi y por mi futuro voy a ahorrar $2.500 y organizarme con el dinero que me queda el resto del mes”. 

Cambiar la perspectiva y practicar la voluntad te va a llevar a cumplir tus sueños. Basta con empezar. 

Tercer paso: hábitos

Después del orden y la voluntad vienen los hábitos, el último eslabón que falta en la cadena para hacer del ahorro un hecho. Para que ahorrar no sea un estrés en tu vida, es importante que crees un sistema. Algo que puedas hacer incluso sin pensar. Por ejemplo, ahorrar ese dinero que estableciste apenas cobrás y pasarlo a moneda fuerte (si aún no sabés cómo invertir), o dejarlo generando intereses en alguna cuenta remunerada.

Es esencial que esa actividad sea habitual todos los meses y que no la vuelvas a considerar cada vez que toque (¡salvo que sea para ahorrar más!). 

Tener objetivos concretos de ahorro te puede ayudar mucho para mantener los hábitos. Por ejemplo: viajar a conocer el mar, comprarle un lindo regalo a tu hijo por el cumpleaños, renovar tu cuarto, ¡lo que sea! Los objetivos nos permiten mantener el foco y nos impulsan a trabajar por ellos. 

El orden, la voluntad y los hábitos saludables en tus finanzas te van a llevar a cumplir objetivos que no creías posibles. 

Ordena tus finanzas, sal de deudas, planifica tus objetivos financieros con mi curso de Finanzas Personales

Luli invierte

Los cambios verdaderos llevan tiempo y valen la pena. 

El hábito de ahorro no nace mágicamente de nosotros cuando ganamos más. Si lo practican cuando ganan menos, imagínense todo lo que podrán lograr cuando tengan un mejor empleo, ganen mejor y diversifiquen sus ingresos. 

¡Adelante con esos hábitos saludables!

Los invito a compartir este artículo con algún amigo que siempre tiene una excusa para ahorrar, que cree que no puede y que ustedes quieren ayudar a que lo logre.

Si quieren seguir profundizando en esto, los espero en mi curso de Finanzas Personales

Ver fuente