14/07/2024

Noti-Economia

Noticias de economía

Noti- Economia: La desaceleración de la economía mundial continuará en medio de indicios de resiliencia y la reapertura de China (II)

FMI Blog
Pierre-Olivier Gourinchas

Los riesgos para las perspectivas siguen inclinados a la baja, aun cuando los riesgos adversos se han moderado desde octubre y algunos factores positivos han ganado relevancia.

Riesgos a la baja:

  • La recuperación en China podría estancarse de producirse perturbaciones económicas mayores de lo esperado a causa de la actual o futuras olas de infecciones de COVID-19, o si el sector inmobiliario sufre una desaceleración más brusca de los esperado.
  • La inflación podría mantenerse pertinazmente alta en un contexto de rigidez del mercado laboral y de aumento de las presiones salariales, lo que exigiría políticas monetarias más restrictivas que resultarían en una desaceleración más brusca de la actividad.
  • Un recrudecimiento de la guerra en Ucrania sigue siendo una amenaza importante para la estabilidad mundial que podría alterar los mercados de energía y alimentos y agravar la fragmentación de la economía mundial.
  • Una revalorización repentina en los mercados financieros, por ejemplo, en respuesta a una sorpresiva evolución adversa de la inflación, podría endurecer las condiciones financieras, en especial en las economías de mercados emergentes y en desarrollo.

Riesgos al alza:

  • La solidez de los balances de los hogares, junto a la rigidez de los mercados laborales y el firme crecimiento de los salarios, podría contribuir a sostener la demanda privada, aunque esto podría complicar la lucha contra la inflación.
  • El alivio de los cuellos de botella de las cadenas de suministro y el enfriamiento de los mercados laborales debido a la reducción de las vacantes podría facilitar un aterrizaje más suave que requiera un menor endurecimiento monetario.

Prioridades en materia de políticas

Las noticias sobre la inflación son alentadoras, pero estamos lejos de haber ganado la batalla. La política monetaria ha empezado a surtir efecto, observándose una desaceleración en la construcción de nueva vivienda en muchos países. Aun así las tasas de interés ajustadas por la inflación siguen siendo bajas, o incluso negativas, en la zona del euro y otras economías, y hay mucha incertidumbre acerca de la velocidad y la eficacia del endurecimiento monetario en muchos países.

Donde las presiones inflacionarias siguen siendo demasiado elevadas, los bancos centrales deben aumentar las tasas de política reales por encima de sus tasas neutrales y mantenerlas allí hasta que la inflación subyacente entre en una clara trayectoria descendente. Un relajamiento prematuro implica el riesgo de deshacer los avances logrados hasta ahora.

El entorno financiero sigue siendo frágil, en especial en un momento en que los bancos centrales avanzan por una senda desconocida para reducir sus balances. Será importante vigilar la acumulación de riesgos y abordar las vulnerabilidades, en especial en el sector inmobiliario o en el sector financiero no bancario que está menos regulado. Las economías de mercados emergentes deberían permitir el ajuste de sus monedas tanto como sea posible, en respuesta al endurecimiento de las condiciones monetarias mundiales. Cuando sean adecuadas, las intervenciones cambiarias o las medidas sobre los flujos de capitales pueden ayudar a moderar la volatilidad excesiva o no relacionada con los fundamentos económicos.

Muchos países respondieron a la crisis del costo de vida con políticas amplias y no focalizadas de apoyo a las personas y las empresas que contribuyeron a amortiguar el shock. Muchas de estas medidas han resultado ser muy costosas y cada vez menos sostenibles. En su lugar, los países deberían adoptar medidas focalizadas que conserven el espacio fiscal, permitan que los altos precios de la energía reduzcan la demanda de energía y eviten estimular en exceso la economía.

Las políticas del lado de la oferta también tienen su cometido. Pueden contribuir a eliminar restricciones importantes del crecimiento, mejorar la resiliencia, aliviar las presiones sobre los precios e impulsar la transición verde. Todo esto ayudaría a aliviar las pérdidas acumuladas de producto desde el principio de la pandemia, en especial en las economías emergentes y de ingreso bajo.

Por último, las fuerzas de fragmentación geoeconómica están en aumento. Debemos apuntalar la cooperación multilateral, en especial en ámbitos fundamentales de interés común, como el comercio internacional, la ampliación de la red mundial seguridad financiera, la preparación en materia de salud pública y la transición climática.

En esta ocasión, las perspectivas económicas mundiales no han empeorado. Son buenas noticias, aunque no es suficiente. La senda hacia la recuperación total, con crecimiento sostenible, precios estables y progreso para todos, no ha hecho más que comenzar.

 

Pierre-Olivier Gourinchas es Consejero Económico y Director del Departamento de Estudios del FMI, con licencia laboral de la Universidad de California en Berkeley, donde es titular de la cátedra S.K. y Angela Chan de Administración Internacional en la Facultad de Economía y en la Escuela de Negocios Hass. Fue Director de IMF Economic Review desde su creación en 2009 hasta 2016, Jefe de Redacción de Journal of International Economics entre 2017 y 2019, y Codirector de American Economic Review entre 2019 y 2022. Ha tomado licencia laboral de la Oficina Nacional de Investigación Económica (NBER, por sus siglas en inglés), donde fue Director del programa de Finanzas Internacionales y Macroeconomía, y es Investigador del Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR, por sus siglas en inglés, en Londres), y Miembro de la Sociedad de Econometría.

 

 

 

 

 

Ver fuente