14/04/2024

Noti-Economia

Noticias de economía

El síndrome del caracol del emprendedor: qué es y cómo superarlo

Puntos principales:

  • Muchos emprendedores y freelancers salen poco de su casa o lugar de trabajo, sienten una fatiga crónica y tienen pensamientos negativos permanentes.
  • El llamado “síndrome del caracol” puede terminar en depresión y al final afectar los resultados del negocio.
  • La salida es posible mediante compromiso, adopción de nuevos hábitos y ayuda profesional.

Después de la contingencia sanitaria, y tras largos meses de aislamiento, muchas personas manifestaron trastornos emocionales como el miedo, la ansiedad y la fatiga crónica, que los empujaron a aislarse cada vez más en sí mismos. Se trata del llamado “síndrome del caracol”, y a casi tres años de la declaración formal de la pandemia, son muchos los emprendedores y freelancers que todavía lo sufren.

¿Cómo detectarlo? Algunas señales de alarma importantes son:

  • Largos periodos de aislamiento. Las personas afectadas por este síndrome pasan demasiado tiempo en su casa, lo cual se agrava cuando se convierte también en su lugar de trabajo.
  • Disminución drástica de la vida social y las actividades que se realizan fuera del lugar de trabajo (como las deportivas y de esparcimiento).
  • Uso excesivo de dispositivos electrónicos, como la tableta, la computadora o el celular.
  • Apatía e irritabilidad permanentes y episodios de ira.
  • Ansiedad y depresión prolongadas.
  • Falta de contacto regular con familiares y amigos.
  • Descuido personal, en la alimentación y el arreglo.
  • Adicciones (aquí no hay que considerar solo las drogas o el alcohol, sino también el trabajo, la comida y el tabaco).

Este trastorno emocional puede tener otras causas, como una ruptura amorosa, un fracaso académico y, en el caso de los emprendedores, dificultades graves para sacar adelante el negocio. Muchas veces, cuando tenemos altas expectativas en un proyecto, pero las cosas no salen como queremos, además de frustración podemos sentir también vergüenza. Por eso llega el impulso de replegarse.

El impacto en el negocio

Por supuesto, la introspección es buena cuando necesitamos conectarnos con nosotros mismos, tener espacio para la reflexión interna y recuperar el eje. Pero vivir encerrados en un caparazón, como un caracol, puede tener consecuencias psicológicas graves, que tarde o temprano afectarán negativamente al negocio. Por ejemplo:

  • Reducción al mínimo de una red de contactos valiosos.}
  • Aparición de pensamientos fantasiosos, rumiantes, siempre negativos e incluso catastróficos.
  • Falta de confianza en uno mismo y en el futuro del negocio.
  • Falta de claridad mental para resolver problemas del día a día, aún los más sencillos, como un trámite.
  • Desconexión de los clientes, sus necesidades y los cambios en el mercado.
  • Problemas de liderazgo.
  • Adormecimiento emocional.

El síndrome del caracol puede derivar de muchas causas, incluso relacionadas con algún problema de salud propia o familiar, o por un conflicto que ha causado algún tipo de trauma; a veces, solo basta por pasar por una desilusión. Por eso no debes sentir culpa si estás pasando por esto.

Recuerda que la salud mental es vital y que
los seres humanos somos sociales por naturaleza

Si no eres capaz de reconocerlo y permaneces en este estado durante un periodo prolongado, pasarás del sentimiento de soledad al de resignación. Entonces, será muy difícil que puedas sacar cualquier proyecto adelante. Porque además de la depresión caerás en el autoboicot.

Cómo saltar tu muro interior

Recuerda que la salud mental es vital y que los seres humanos somos sociales por naturaleza.
Así que si te descubres repitiendo frases como “la gente es mala”, “tengo muy mala suerte”, “nadie quiere ayudarme” o si te sientes totalmente incapaz de pedir ayuda y te aíslas cada vez más, debes saber que hay muchas cosas que puedes hacer para salir de tu muro interior. Estos son algunos consejos básicos de los especialistas.

#1. Piensa que es un periodo transitorio de tu vida. No asumas ni te resignes a que este periodo de desconexión social y emocional sea permanente. Aléjate del papel de víctima, toma responsabilidad sobre tu estado de ánimo y comprométete a salir adelante.

#2. Analiza las causas. Este punto es fundamental para encontrar una salida. Más allá de la contingencia sanitaria, ¿qué hechos concretos te han llevado a encerrarte en ti mismo? ¿Has atravesado muchas decepciones? ¿Estás corto de dinero y te sientes avergonzado? ¿Por qué te resulta más fácil suprimir tus emociones que pedir ayuda? ¿Tu pareja o algún familiar ha pasado por lo mismo?

#3. Busca apoyos. También es muy importante determinar si necesitas ayuda profesional, porque en la mayoría de los casos no bastan los libros de autoayuda o los consejos de los amigos. Las prácticas como la meditación, la respiración consciente y el ejercicio también ayudan a liberarse de la angustia. De todas maneras, empezar por hablar del tema con alguien de tu confianza es un gran primer paso.

#4. No sientas vergüenza. Entre los emprendedores el síndrome del caracol es mucho más común de lo que crees, pero se habla poco de él porque la mayoría considera que tiene que mostrar una imagen de éxito y superación permanente.

#5. Enfréntate al miedo al rechazo. Como se dice en México, “no somos monedita de oro”. No hay manera de caerle bien a todo el mundo; por lo que la dependencia emocional basada en la opinión ajena es lo peor que puedes hacer por tu autoestima. En situaciones incómodas y hasta dolorosas, recurre a la humildad y el humor.

#6. Da un paso a la vez. No hace falta que elabores un plan maestro. Piensa en cinco acciones concretas para salir del encierro en las próximas semanas: reencontrarte con tus afectos y animarte a conocer gente nueva. Por ejemplo, te puedes anotar en un curso o en actividades al aire libre los fines de semana (el contacto con la naturaleza es un gran antídoto contra la depresión). Agendar un desayuno o café con un amigo todos los sábados por la mañana.

O aprender algo nuevo, como conocer cómo se usa algún sistema de automatización que te permita actualizar tu negocio, mejorar sus procesos administrativos y contables, por ejemplo, las soluciones de Siigo|Aspel. Muchas veces para salir de la monotonía y ver nuevas opciones para resolver un problema operativo es necesario implentar novedades, al tiempo que ello nos motiva y aprendemos.

Date tiempo y sal del caparazón a tu ritmo, pero con pasos firmes y decidido a liberarte emocionalmente. Mantén una convicción firme: los fantasmas solo existen en nuestra mente.

***

Síguenos en Facebook

Contenido relacionado con este artículo:

Te recomendamos también:



Ver fuente