18/04/2024

Noti-Economia

Noticias de economía

Todo arrancó cuando la SEC, el organismo encargado de velar por la seguridad de los inversores, intimó a Kraken, una de las casas de cambio cripto más importantes, a cerrar su programa de staking.

¿Qué es staking? Simple, es el proceso por el cual se participa en la validación de las cadenas «Proof of Stake». 

Es importante no confundir con las redes que usan Proof of Work, como hizo la semana pasada Charlie Munger. 

El socio histórico de Warren Buffet volvió a pegarles a las criptomonedas diciendo que «es ridículo que alguien pueda comprar algo tan estúpido». Luego agregó que Estados Unidos debería hacer como hicieron en China, que las «expulsó» de sus fronteras. Claro, probablemente se estaba refiriendo a los mineros de Bitcoin, que fueron echados de ese país hace un tiempo.

Las redes Proof of Stake, en cambio, no usan la minería para asegurar la inmutabilidad de la blockchain, Estas redes obligan a quienes participan en la validación de transacciones a bloquear cierto stake (criptomonedas) como garantía de que no van a hacer macanas. Por ese esfuerzo (que implica inmovilizar capital de trabajo) la red los recompensa. Claro, a veces el mínimo necesario para participar puede ser demasiado alto para un usuario cualquiera. 

Por ejemplo, Ethereum requiere que se inmovilicen 32 Ether que, al valor de mercado actual, son unos US$ 54.000. Además, no siempre es algo simple de hacer y puede requerir conocimientos técnicos con cierta complejidad. Es por ello que surgieron quienes dan el servicio de «staking», en el cual uno les envía las cripto y ellos las acumulan en un pool, haciéndose cargo de las tareas necesarias y pagando parte de las recompensas recibidas al usuario.

Una de ellas era Kraken y a comienzos de este mes la SEC lo obligó a cerrar su servicio por considerar que se trataba de una security no registrada. Según el Howey Test, que sirve para determinar si un tipo de servicio es o no una security, lo que estaba haciendo el exchange exige una autorización previa del regulador. 

Gary Gensler, el director de ese organismo, fue claro. En una entrevista televisiva para CNBC explicó que lo que hacía el exchange no estaba mal, pero que el punto de falla era que no había explicado a sus usuarios los riesgos en los que incurrían.

Claramente hay ruido respecto a la decisión dentro del regulador mismo. Hester Pierce, la comisionada de la SEC que fue nombrada por Trump en 2018, publicó un statement en el que hizo saber a todos que no estaba de acuerdo con el camino tomado. Es en realidad un reflejo de un debate mucho más profundo que existe en la política estadounidense y que afecta particularmente a las criptomonedas. 

¿Debe ser el Estado quien vele por la seguridad de los usuarios de esta tecnología o deben ser los usuarios quienes sean responsables por sus actos? Los republicanos suelen estar en el segundo bando y eso se refleja en las facilidades que tienen las empresas del ecosistema en los Estados gobernados por ese color político.

Por ejemplo, el Estado de Wyoming, típicamente republicano, es considerado ‘crypto friendly’. Los activos digitales tienen estatus legal y existe un marco regulatorio especial para el ecosistema. ¿Quién gane esta «pelea» política será fundamental para determinar el futuro de las criptos y habrá que estar atentos a lo que muestran las encuestas.



Ver fuente