15/04/2024

Noti-Economia

Noticias de economía

Puntos principales:
  • Leer tiene muchos beneficios sobre el nivel de cultura general, la capacidad de razonamiento y el estado de ánimo.
  • Pero leer nunca debe ser una obligación, sino un hábito que pueda ser incorporado de manera casi natural.
  • Aquí encontrarás consejos valiosos para leer más este año, por ejemplo, empezar por libros cortos, y apoyarte en los audiolibros.

Para un emprendedor, leer puede no ser imprescindible para su trabajo diario, pero sí importante. Este hábito no solo permite adquirir nuevos conocimientos, ejercitar la capacidad de atención y aumentar nuestro nivel de cultura general; sino que, según los expertos, también ayuda a combatir el estrés, la angustia y la depresión, mejora la capacidad de razonamiento y aumenta el nivel de empatía.

Y lo mejor de todo: leer nos brinda temas interesantes de los que hablar para romper el hielo durante una reunión de negocios o en un evento de networking.

Pero a pesar de todos sus beneficios, los índices de lectura siguen cayendo en todo el mundo. La razón principal hay que buscarla entre las generaciones más jóvenes que prefieren el contenido digital de las redes sociales (con TikTok y YouTube a la cabeza) y de las plataformas de streaming.

Ahora, ¿esto quiere decir que el interés por los libros ha muerto? ¡Para nada! De hecho, uno de los fenómenos más interesantes de TikTok es la llamada “BookTok community”, en la que los “booktokers” comparten su amor por los libros y sus opiniones sobre los últimos títulos que leyeron. Muchos de ellos tienen millones de seguidores, convirtiéndose así en verdaderas celebridades.

Leer por obligación te hará abandonar un libro a los pocos días en un rincón de la casa u oficina.

Así que, no importa qué edad tengas ni cuánto hace que leíste tu último libro, hoy te compartimos algunos consejos para que puedas convertir la lectura en un hábito en este año. Así, evitarás algunos de los errores más comunes.

#1. No leas un libro solo porque está de moda

Un error muy común entre aquellos que se ponen como objetivo leer más es ir a una librería y preguntar cuál es el best seller (libro más vendido) del momento; para obligarse a leerlo sin importar cuál sea la temática o el estilo del autor.

Esta es la manera más segura de leer por obligación y, por lo tanto, de abandonar el libro a los pocos días en algún rincón de la casa u oficina. Piensa en cambio cuáles son los géneros que más te interesan y, sobre todo, disfrutas. Porque leer debe ser siempre placentero. Por ejemplo, géneros como la novela romántica, policiaca, thriller, autobiográfica, negocios o incluso ciencia ficción.

Aunque ya hemos hablado de sus beneficios, no leas con algún objetivo en mente: disfrutar la experiencia es lo más importante.

#2. Piensa en tus pasatiempos favoritos

Otro buen consejo para engancharse de entrada con un libro es usar como filtro aquellas cosas que más disfrutas hacer en tu tiempo libre o los temas que más te interesan en la vida, como la alimentación sana, la música, la cocina o las prácticas de desarrollo personal, desde la meditación hasta la psicología.

No importa cuál sea tu pasatiempo o interés, si haces una búsqueda rápida en Internet seguramente aparecerán no solo cientos, sino miles de títulos que podrían captar tu atención durante horas. Con el creciente fenómeno de la auto publicación, hoy hay más títulos en circulación, y acerca de los temas más específicos que puedas imaginarte.

#3. Empieza con libros cortos

Si no eres un gran lector o si simplemente te está costando mantener la atención durante más de media hora en una misma tarea, no te auto boicotees con una novela de más de mil páginas, como El Conde de Montecristo, de Alejandro Dumas o La Guerra y la Paz, de León Tolstoi.

Empieza por títulos más cortos que no signifiquen un desafío tan grande y que te animen a ir incorporando el hábito de la lectura de a poco. Elige también el formato que te sea más cómodo, ya sea impreso o digital.

#4. Ponte objetivos diarios de lectura (y cúmplelos)

También ayuda mucho ponerse objetivos alcanzables de lectura que puedes medir por tiempo o por número de páginas. Por ejemplo, media hora o 10 páginas por día. Puede parecerte poco, pero 10 páginas por día son 3,650 páginas al año, o alrededor de 10 libros de 300 páginas.

Lo recomendable es que no te saltes ningún día de lectura para que puedas ir incorporando el hábito de modo más natural. Además, no dejes esta práctica para la noche, y mucho menos para cuando ya estés en la cama, ya que seguramente vas a estar cansado y te costará mucho más concentrarte.

#5. Apóyate en los audiolibros

Pues bien, hay muchas personas que consideran que escuchar un audiolibro no es estrictamente “leer”. Pero la realidad es que este formato es una gran herramienta para acceder al contenido de un libro y, al final, ejercitar la capacidad de atención y facilitar el hábito de la lectura.

Por ejemplo, muchos emprendedores leen libros de negocios en formato digital y luego continúan con el siguiente capítulo en la caminadora o mientras conducen su automóvil, a través de un audiolibro. Esta es una muy buena estrategia para avanzar con el objetivo de terminar, por ejemplo, dos libros por mes. Entre las plataformas más reconocidas están Audible y Storytel.

***

Síguenos en Facebook

Contenido relacionado con este artículo:

Te recomendamos también:



Ver fuente